ANTÍFONAS MARIANAS /5

REGINA COELI

Antífona Mayor del Tiempo Pascual

Regina-Coeli-2

Regina coeli laetare, alleluia.
Quia quem meruisti portare, alleluia.
Resurrexit sicut dixit, alleluia.
Ora pro nobis Deum, alleluia.

V. Gaude et laetare, Virgo María, alleluia.
R. Quia surrexit Dominus vere, alleluia.

 Esta antífona mariana es uno de los cuatro himnos del tiempo de Pascua que se incluyen en la Liturgia de las Horas, y que se rezan desde el Sábado Santo, víspera de la Resurrección del Señor, hasta el domingo después de Pentecostés. Forma parte de la oración litúrgica nocturna de Completas. Su brevedad y sencillez, además de su hermoso significado teológico, hacen de esta oración una de las más bellas expresiones de la alegría pascual.

Esta antífona, que se remonta probablemente al siglo X-XI, se recita durante el tiempo Pascual por disposición del Papa Benedicto XIV quien estableció, en 1742, que durante el tiempo Pascual se sustituyera el rezo del Ángelus por la antífona «Regina Coeli», asociando de una manera feliz el misterio del Verbo encarnado con el acontecimiento pascual de la Resurrección, mientras que la «invitación a la alegría» (Alégrate), después de cada verso, la comunidad cristiana dirige a la Madre por la resurrección del Hijo. Esta invitación a la alegría enlaza con la invitación «Alégrate, llena de gracia» (Lc 1, 28) que Gabriel dirigió a la esclava del Señor, la Madre del Redentor.

Es una antífona breve, sencilla y popular. Tanto si la cantamos en latín como en castellano, podemos sacarle mucho prove­cho, pues podemos cantarla no sólo al final, sino en la bendición de la mesa, sustituyendo el rezo del Angelus, al final de Completas, durante el mes de mayo, que es devocionalmente mariano, pero litúrgicamente pascual.

El Reina del cielo fue antífona de vísperas de pascua y siempre ha permanecido unida a este tiempo, incluso reemplazando al Angelus durante la cincuentena pascual. Expresa gozo sereno y profundo, cual el que puede brotar de la consideración de los dos misterios cristianos centrales, después del de la Santísima Trinidad: la encarnación («porque el Señor a quien mereciste llevar») y la resurrección («resucitó según su palabra»).

María, unida íntimamente al dolor de la Pasión de Cristo, participa también de la alegría de su Resurrección. A ella confiamos la labor de manifestar y prolongar en nuestras vidas la regeneración pascual. Cantemos con María la Pascua de Jesús, cantemos la alegría que brota de la Cruz.

Aunque no se conoce el autor, ya se rezaba en el siglo XII y los frailes menores (OFM) lo rezaban después del oficio de Completas ya en la primera mitad del siglo XIII y gracias a la misma actividad de los frailes franciscanos se popularizó y expandió por todo el mundo cristiano.

La leyenda atribuye su autoría al papa Gregorio Magno (604). Él habría escuchado las tres primeras invocaciones cantadas por ángeles cierta mañana del tiempo Pascual en Roma mientras caminaba descalzo en una procesión. Entonces el Papa añadió una cuarta invocación que es una súplica: «Ora pro nobis Deum, Alleluia» (Ruega al Señor por nosotros). A María contemplada como la «Reina del Cielo», unida a la pascua de su Hijo, la comunidad cristiana le pide que interceda ante Dios por nosotros.

El canto del Regina Coeli

No tendríamos que perder de nuestro repertorio esta antífona mariana para el tiempo Pascual. En la eucaristía la podemos cantar como antífona final, antes de la bendición final y del saludo de despedida «Podéis ir en paz», con el celebrante aún en el presbiterio. El texto canta a Jesucristo resucitado, felicitando a la Madre por haber llevado en su seno al Resucitado, y pidiéndole que interceda al Señor por nosotros.

Reina del cielo, alégrate, aleluya,
porque el Señor, a quien has merecido llevar, aleluya,
ha resucitado, según su palabra, aleluya.
Ruega al Señor por nosotros, aleluya.

En castellano tenemos buenas musicalizaciones de esta antífo­na mariana, como las de J. Madurga, F. Palazón, L. Elizalde. El texto gregoriano, en latín, es con todo el más utilizado:

REGINA COELEI - partitura gregoriana

«Al hombre contemporáneo, frecuentemente atormentado entre la angustia y la esperanza, postrado por la sensación de su limitación y asaltado por aspiraciones inconmensurables, turbado en el ánimo y dividido el corazón, la mente suspendida por el enigma de la muerte, oprimido por la soledad mientras tiende hacia la comunión, presa de sentimientos de náusea y de hastío, la Virgen María, contempla en su vicisitud evangélica y en la realidad ya conseguida en la ciudad de Dios, ofrece una visión serena y una palabra tranquilizadora: la victoria de la esperanza sobre la angustia, de la comunión sobre la soledad, de la paz sobre la turbación, de la alegría y de la belleza sobre el tedio y la náusea, de las perspectivas eternas sobre las temporales, de la vida sobre la muerte». (Pablo VI, Marialis cultus, 57)

 

© Antonio Alcalde Fernández

 

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Año litúrgico, Antífonas

Una respuesta a “ANTÍFONAS MARIANAS /5

  1. María Dolores

    Todos nos alegramos con María por la resurrección de su Hijo. Me están gustando mucho estos capítulos de antífonas marianas. Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s