NOTAS PARA EL SALMO. ORAR CON LOS SALMOS

GUÍA PARA ORARNOTAS-PARA-EL-SALMO

Los Salmos en la Liturgia de la Palabra

icono_Jesucristo_SalvadorUna vez que el lector ha proclamado la primera lectura desde el ambón y la asamblea ha aclamado esa Palabra (¡Te alabamos, Señor!), concluye la primera parte de la liturgia de la Palabra. Inmediatamente después, el protagonista pasa a ser la Asamblea que hasta ahora ha permanecido sentada escuchando. Con la primera lectura Dios ha hablado a su pueblo y ahora el pueblo responde con el canto del Salmo, razón por la que —y precisamente por eso—, se llama “responsorial”. El Salmo responsorial es como un alegre “carillón” que suena una vez que la Palabra de Dios ha resonado en la Asamblea.

El Leccionario del Misal Romano integra y articula un total de 980 salmos responsoriales diferentes que acompañan a sus correlativas primeras lecturas. Se incluyen también himnos y cánticos bíblicos (tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento), y se han excluido 24 salmos, entre ellos los de imprecación. La elección del Salmo y de su estribillo se ha realizado siempre como una resonancia del tema bíblico evocado en la lectura precedente por lo que podemos decir que el Salmo sumerge la lectura en el ámbito de la plegaria.

La riqueza espiritual que proviene del vínculo entre la primera lectura y el Salmo responsorial es algo totalmente asumido en la dinámica tradicional de la liturgia cristiana, que es dinámica de “escucha-oración”. Por eso los salmos no se leen ni se recitan, se oran, y para ello el canto es el vehículo por excelencia de que disponemos en nuestras celebraciones. Sin embargo, es verdad que, a diferencia del resto de los cantos de la misa, el Salmo debería ser entonado por un ministro, un lector o incluso un diácono que sube los peldaños del ambón para cantar el “gradual” (el adjetivo “gradual” hace referencia precisamente a este subir las gradas del ambón donde se cantaba el salmo y su complemento, el tracto o aleluya).

Orar con los Salmos

MANOS SOBRE BIBLIA ORACIONEl teólogo Andrés Torres Queiruga, en una obra publicada recientemente sobre el Libro de los Salmos: Manuel Regal, Los Salmos hoy. Versión oracional a la luz del Evangelio, publica un extenso prólogo cuyos dos primeros párrafos son ya toda una invitación a orar con los salmos:

«Difícilmente se encontrará en la literatura universal un escrito religioso de tanta riqueza espiritual y de tanto influjo histórico como el libro de los Salmos. En él se reflejan no sólo las esperanzas, alegrías, dudas, angustias y rebeldías de orantes excepcionales, sino también la historia secular de todo un pueblo en su relación con Dios. No es de extrañar que, con el tiempo, se convirtiese en uno de los libros oficiales en la liturgia de la Iglesia, de manera que en la recitación de los Salmos se ha alimentado y continúa alimentándose una buena parte de la espiritualidad cristiana.

Incluidos en la Biblia, los Salmos hacen muy explícita una dimensión fundamental de la revelación. Mientras el mensaje profético se expresa como Palabra de Dios hacia las personas —”escucha, pueblo mío”, “así dice el Señor”—, la oración de los Salmos presenta la palabra humana dirigiéndose a Dios, tal como es ella: adorante, agradecida, angustiada, suplicante. Va, pues, de abajo hacia arriba; pero es también revelación, porque constituye ya siempre una respuesta suscitada e inspirada por la presencia viva y salvadora de Dios. Los Salmos revelan la subjetividad humana en cuanto abriéndose a esa presencia: muestran el modo justo, verdadero y auténtico de acogerla, de invocarla y de dejarse transformar por ella.»

En cuanto al cómo orar con los Salmos, Hilari Raguer, benedictino de la abadía de Monserrat, nos recuerda la regla de oro de la salmodia: «rezar los salmos como si fueras tú el autor». Y eso significa: con palabras que salgan directas de tu corazón, que puedas pronunciarlas de manera que reflejen los sentimientos, afectos, deseos y propósitos que nacen —o quieres y buscas que nazcan— ante la presencia del Dios-Abbá que nos ha revelado Jesús.

A esto debemos aspirar en nuestra oración individual, pero también es lo que debemos buscar cuando oramos y cantilamos el Salmo en la Liturgia de la Palabra. Es aquí donde percibimos con mayor urgencia la importancia del Ministerio del Salmista.

Orar el Salmo responsorial y con el Salmo responsorial es más espontáneo si estamos acostumbrados a rezar con los salmos, tanto individual como comunitariamente. Para la oración individual, y por supuesto comunitaria, sigue siendo muy recomendable la oración litúrgica de la Horas (no es una oración exclusiva de los religiosos y sacerdotes). Os dejo también el Salterio completo según la versión litúrgica de las Horas:

Salmo 1     LOS DOS CAMINOS DEL HOMBRE
Salmo 2     ¿POR QUÉ SE AMOTINAN LAS NACIONES?
Salmo 3     CONFIANZA EN MEDIO DE LA ANGUSTIA.
Salmo 4     ACCIÓN DE GRACIAS
Salmo 5     ORACIÓN DE LA MAÑANA DE UN JUSTO PERSEGUIDO
Salmo 6     ORACIÓN DEL AFLIGIDO QUE ACUDE A DIOS
Salmo 7     ORACIÓN DEL JUSTO CALUMNIADO
Salmo 8     SEÑOR, DIOS NUESTRO
Salmo 9     ACCIÓN DE GRACIAS POR LA VICTORIA
Salmo 10   EL SEÑOR, ESPERANZA DEL JUSTO.
Salmo 11   INVOCACIÓN A LA FIDELIDAD DE DIOS CONTRA LOS
Salmo 12   SÚPLICA DEL JUSTO QUE CONFÍA EN EL SEÑOR.
Salmo 13   CORRUPCIÓN Y NECEDAD DEL IMPÍO.
Salmo 14   ¿QUIÉN ES JUSTO ANTE EL SEÑOR?
Salmo 15   EL SEÑOR ES EL LOTE DE MI HEREDAD
Salmo 16   DIOS, ESPERANZA DEL INOCENTE PERSEGUIDO
Salmo 17   ACCIÓN DE GRACIAS DESPUÉS DE LA VICTORIA
Salmo 18   EL CIELO PROCLAMA LA GLORIA DE DIOS
Salmo 19   ORACIÓN POR LA VICTORIA DEL REY
Salmo 20   ACCIÓN DE GRACIAS POR LA VICTORIA DEL REY
Salmo 21   DIOS MÍO, DIOS MÍO, ¿POR QUÉ ME HAS ABANDONADO?
Salmo 22   EL BUEN PASTOR
Salmo 23   ENTRADA SOLEMNE DE DIOS EN SU TEMPLO
Salmo 24   ORACIÓN POR TODA CLASE DE NECESIDADES
Salmo 25   ORACIÓN CONFIADA DEL INOCENTE
Salmo 26   CONFIANZA ANTE EL PELIGRO
Salmo 27   SÚPLICA Y ACCIÓN DE GRACIAS
Salmo 28   MANIFESTACIÓN DE DIOS EN LA TEMPESTAD.
Salmo 29   ACCIÓN DE GRACIAS
Salmo 30   SÚPLICA CONFIADA DE UN AFLIGIDO
Salmo 31   ACCIÓN DE GRACIAS DE UN PECADOR PERDONADO
Salmo 32   HIMNO AL PODER Y A LA PROVIDENCIA DE DIOS
Salmo 33   EL SEÑOR, SALVACIÓN DE LOS JUSTOS
Salmo 34   SÚPLICA CONTRA LOS PERSEGUIDORES INJUSTOS
Salmo 35   DEPRAVACIÓN DEL MALVADO Y BONDAD DE DIOS
Salmo 36   LA VERDADERA Y LA FALSA FELICIDAD
Salmo 37   SEÑOR, NO ME CORRIJAS CON IRA
Salmo 38   SÚPLICA DE UN ENFERMO
Salmo 39   EL JUSTO ESPERA EN EL SEÑOR
Salmo 40   ORACIÓN DE UN ENFERMO
Salmo 41   DESEO DEL SEÑOR
Salmo 42   DESEO DEL TEMPLO
Salmo 43   ORACIÓN DEL PUEBLO EN LAS CALAMIDADES
Salmo 44   LAS NUPCIAS DEL REY
Salmo 45   DIOS, REFUGIO Y FORTALEZA DE SU PUEBLO
Salmo 46   EL SEÑOR ES REY DE TODAS LAS COSAS
Salmo 47   HIMNO A LA GLORIA DE DIOS EN JERUSALÉN
Salmo 48   VANIDAD DE LAS RIQUEZAS
Salmo 49   EL VERDADERO CULTO A DIOS
Salmo 50   MISERICORDIA, DIOS MIO
Salmo 51   CONTRA LA VIOLENCIA DE LOS CALUMNIADORES
Salmo 52   NECEDAD DE LOS PECADORES
Salmo 53   PETICIÓN DE AUXILIO
Salmo 54   ORACIÓN ANTE LA TRAICIÓN DE UN AMIGO
Salmo 55   CONFIANZA EN LA PALABRA DE DIOS
Salmo 56   ORACIÓN MATUTINA DE UN AFLIGIDO
Salmo 57   ORACIÓN INDIGNADA DEL JUSTO
Salmo 58   ORACIÓN PIDIENDO LA PROTECCIÓN DE DIOS
Salmo 59   ORACIÓN DESPUÉS DE UNA CALAMIDAD
Salmo 60   ORACIÓN DE UN DESTERRADO
Salmo 61   LA PAZ EN DIOS
Salmo 62   EL ALMA SEDIENTA DE DIOS
Salmo 63   SÚPLICA CONTRA LOS ENEMIGOS
Salmo 64   SOLEMNE ACCIÓN DE GRACIAS
Salmo 65   HIMNO PARA UN SACRIFICIO DE ACCIÓN DE GRACIAS
Salmo 66   QUE TODOS LOS PUEBLOS ALABEN AL SEÑOR
Salmo 67   ENTRADA TRIUNFAL DEL SEÑOR
Salmo 68   ME DEVORA EL CELO DE TU TEMPLO
Salmo 69   DIOS MÍO, VEN EN MI AUXILIO
Salmo 70   TÚ, SEÑOR, FUISTE MI ESPERANZA DESDE MI JUVENTUD
Salmo 71   PODER REAL DEL MESÍAS
Salmo 72   POR QUÉ SUFRE EL JUSTO
Salmo 73   LAMENTACIÓN ANTE EL TEMPLO DEVASTADO
Salmo 74   EL SEÑOR, JUEZ SUPREMO
Salmo 75   ACCIÓN DE GRACIAS POR LA VICTORIA
Salmo 76   RECUERDO DEL PASADO GLORIOSO DE ISRAEL
Salmo 77   ESCUCHA, PUEBLO MÍO, MI ENSEÑANZA
Salmo 78   LAMENTACIÓN ANTE LA DESTRUCCIÓN DE JERUSALÉN
Salmo 79   VEN, SEÑOR, A VISITAR TU VIÑA
Salmo 80   SOLEMNE RENOVACIÓN DE LA ALIANZA
Salmo 81   INVECTIVAS CONTRA LOS JUECES INICUOS
Salmo 82   ORACIÓN INDIGNADA DEL JUSTO
Salmo 83   AÑORANZA DEL TEMPLO
Salmo 84   NUESTRA SALVACIÓN ESTÁ CERCA
Salmo 85   ORACIÓN DEL POBRE ANTE LOS PROBLEMAS
Salmo 86   HIMNO A JERUSALÉN, MADRE DE TODOS LOS PUEBLOS
Salmo 87   ORACIÓN DE UN HOMBRE GRAVEMENTE ENFERMO
Salmo 88   LAS MISERICORDIAS DEL SEÑOR SOBRE LA CASA DE DAVID
Salmo 89   BAJE A NOSOTROS LA BONDAD DEL SEÑOR
Salmo 90   A LA SOMBRA DEL OMNIPOTENTE
Salmo 91   ALABANZA DEL DIOS CREADOR
Salmo 92   GLORIA DEL DIOS CREADOR
Salmo 93   INVOCACIÓN A LA JUSTICIA DE DIOS
Salmo 94   VENID, ACLAMEMOS AL SEÑOR
Salmo 95   EL SEÑOR, REY Y JUEZ DEL MUNDO
Salmo 96   GLORIA DEL SEÑOR, REY DE JUSTICIA
Salmo 97   EL SEÑOR, JUEZ VENCEDOR
Salmo 98   SANTO ES EL SEÑOR, NUESTRO DIOS
Salmo 99   ALEGRÍA DE LOS QUE ENTRAN EN EL TEMPLO
Salmo 100  PROPÓSITOS DE UN PRÍNCIPE JUSTO
Salmo 101  DESEOS Y SÚPLICAS DE UN DESTERRADO
Salmo 102  ¡BENDICE, ALMA MÍA, AL SEÑOR!
Salmo 103  HIMNO AL DIOS CREADOR
Salmo 104  EL SEÑOR ES FIEL A SUS PROMESAS
Salmo 105  BONDAD DE DIOS E INFIDELIDAD DEL PUEBLO
Salmo 106  ACCIÓN GRACIAS POR LA LIBERACIÓN
Salmo 107  ALABANZA AL SEÑOR Y PETICIÓN DE AUXILIO
Salmo 108  SEÑOR, MI DIOS, AYÚDAME
Salmo 109  EL MESÍAS, REY Y SACERDOTE
Salmo 110  DOY GRACIAS AL SEÑOR DE TODO CORAZÓN
Salmo 111  FELICIDAD DEL JUSTO
Salmo 112  ALABADO SEA EL NOMBRE DEL SEÑOR
Salmo 113  ISRAEL LIBERADO DE EGIPTO
Salmo 114  ACCIÓN DE GRACIAS
Salmo 115  ACCIÓN DE GRACIAS EN EL TEMPLO
Salmo 116  INVITACIÓN UNIVERSAL A LA ALABANZA DIVINA
Salmo 117  HIMNO DE ACCIÓN DE GRACIAS DESPUÉS DE LA VICTORIA
Salmo 118  MEDITACIÓN SOBRE LA PALABRA DE DIOS
Salmo 119  DESEO DE LA PAZ
Salmo 120  EL GUARDIÁN DEL PUEBLO
Salmo 121  LA CIUDAD SANTA DE JERUSALÉN
Salmo 122  EL SEÑOR, ESPERANZA DEL PUEBLO
Salmo 123  NUESTRO AUXILIO ES EL NOMBRE DEL SEÑOR
Salmo 124  EL SEÑOR VELA POR SU PUEBLO
Salmo 125  DIOS, ALEGRÍA Y ESPERANZA NUESTRA
Salmo 126  EL ESFUERZO HUMANO ES INÚTIL SIN DIOS
Salmo 127  PAZ DOMÉSTICA EN EL HOGAR DEL JUSTO
Salmo 128  ESPERANZA DE UN PUEBLO
Salmo 129  DESDE LO HONDO, A TÍ GRITO, SEÑOR
Salmo 130  ABANDONO CONFIADO EN LOS BRAZOS DE DIOS
Salmo 131  PROMESAS A LA CASA DE DAVID
Salmo 132  FELICIDAD DE LA CONCORDIA FRATERNA
Salmo 133  ORACIÓN VESPERTINA EN EL TEMPLO
Salmo 134  HIMNO A DIOS, REALIZADOR DE MARAVILLAS
Salmo 135  HIMNO PASCUAL
Salmo 136  JUNTO A LOS CANALES DE BABILONIA
Salmo 137  ACCIÓN DE GRACIAS
Salmo 138  DIOS ESTÁ EN TODAS PARTES Y LO VE TODO
Salmo 139  TÚ ERES MI REFUGIO
Salmo 140  ORACIÓN ANTE EL PELIGRO
Salmo 141  TÚ ERES MI REFUGIO
Salmo 142  LAMENTACIÓN Y SÚPLICA ANTE LA ANGUSTIA
Salmo 143  ORACIÓN POR LA VICTORIA Y LA PAZ
Salmo 144  HIMNO A LA GRANDEZA DE DIOS
Salmo 145  FELICIDAD DE LOS QUE ESPERAN EN DIOS
Salmo 146  PODER Y BONDAD DE DIOS
Salmo 147  ACCIÓN DE GRACIAS POR LA RESTAURACIÓN DE
Salmo 148  ALABANZA DEL DIOS CREADOR
Salmo 149  ALEGRÍA DE LOS SANTOS
Salmo 150  ALABAD AL SEÑOR
Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo Notas para el Salmo

3 Respuestas a “NOTAS PARA EL SALMO. ORAR CON LOS SALMOS

  1. María Dolores

    Lo que acabo de aprender de la relación del hombre con Dios y su comunicación a través de los salmos me ha impresionado.
    Muchas veces habíamos comentado la rutina en que caen las celebraciones y este es un ejemplo de ello. Rezamos el salmo, repitiendo la salmodia, pero ¿realmente se es consciente de lo que se dice y significa?
    Por otra parte, la mayoría de las veces la respuesta de los feligreses es mínima; yo, por esa razón, cuando los leo, también respondo.
    Se participa poco en las celebraciones, y yo creo que es porque realmente no se es consciente de lo que significan. Si se participara más activamente se disfrutarían más.
    Gracias por la lección de hoy.

  2. Mª Dolores Rebollo

    * Buenas noches: Acabo de responder al interesantísimo artículo de esta semana y aprovecho para confirmar lo relativo al próximo recital en la parroquia de Cristo Resucitado. Si no hemos visto mal, está en la calle Cebreros, 56. Si no recordamos mal es a las 8 de la tarde. Y supongo que antes habrá misa. También supongo que se aparcará mal. El otro día tuvimos mucha suerte en San Leopoldo; esperemos que se repita. Gracias anticipadas. Lola

    • Gracias por tus comentarios Lola; siempre puntual y aplicada. Ojalá todo lo que aquí comentamos pudiera tener su extensión en la vida de nuestras comunidades.
      En relación con los conciertos, te confirmo casi todo lo que supones. Efectivamente, el día 20 de noviembre a las 8 de la tarde tendrá lugar en la parroquia Cristo Resucitado de Madrid otro de los conciertos del grupo Voces Unidas dirigido por Juan Antonio Espinosa en el que participan, además del propio Juan Antonio, sus hermanos Fernando y Pedro y Elena Calavia. Estos conciertos-plegaria pretenden impulsar la apuesta que hizo el Concilio Vaticano II por la renovación de la música en la liturgia. Llevan por título “Canciones para una Nueva Iglesia”, canciones que nos hablan de una Iglesia de corazón grande, de puertas abiertas al mundo, a los hombres y mujeres de nuestro tiempo. Estáis todos invitados. El aparcamiento no es tan complicado… La estación de metro más próxima es Lucero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s