ADVIENTO, MÚSICA Y LITURGIA

ANUNCIACION A MARIAEl Tiempo de Adviento es sin duda la llave del Calendario litúrgico. Con las primeras vísperas del Domingo I de Adviento nos introducimos en ese largo periodo de tiempo que conocemos como Año litúrgico, una de las riquezas que la Iglesia nos ofrece como itinerario para vivir y participar activamente en el Misterio de Salvación que tan solemnemente celebramos la noche de Pascua.

Adviento es el tiempo de preparación para la solemnidad de la Navidad, en la que conmemoramos la primera venida del Hijo de Dios a los hombres. Pero es también el tiempo en el que nos abrimos a la segunda venida de Cristo al fin de los tiempos. Al celebrar anualmente la liturgia del Adviento, la Iglesia actualiza esta “espera” del Mesías.

El color propio de este tiempo es el morado. Su duración es de unas 4 semanas y siempre tiene 4 domingos. Siempre comienza el domingo que cae más cercano al 30 de noviembre (si cae ese día, en ese día comienza el Adviento). Termina la tarde del 24 de diciembre.

El Adviento tiene dos partes bien diferenciadas:

  • Desde el primer domingo de Adviento hasta el 16 de diciembre, inclusive. En este tiempo nos fijamos más en la segunda venida de Cristo; tomamos conciencia de ese inminente acontecimiento y nos preparamos para ello suplicándole que venga a nosotros y cumpla sus promesas (Ven Señor, no tardes…)
  • Del 17 de diciembre hasta la tarde del 24 de diciembre. La tónica espiritual cambia totalmente,  pues nos fijamos más en la primera venida, acompañando litúrgicamente a María y a José en su preparación para la venida del Emmanuel.

Los personajes del Adviento son: Isaías (primera semana), Juan el Bautista (segunda y tercera semanas), María y José (cuarta semana).

Cada domingo tiene un tema específico propio en cada uno de los tres años del ciclo de lecturas:

  • La vigilancia en la espera del Señor (dom. I)
  • La urgencia de la conversión en los avisos de Juan el Bautista (dom. II)
  • El testimonio del Precursor (dom. III)
  • El anuncio del nacimiento de Jesús (dom. IV)

Un poco de historia

CORONA DE ADVIENTOAl principio, los cristianos no celebraban el nacimiento de Cristo, sino únicamente su muerte y resurrección. La Pascua era la única fiesta anual y se esperaba el retorno glorioso del Señor durante una fiesta de Pascua, antes de que pasase la generación de sus contemporáneos. La esperanza de la parusía se acrecentaba en la liturgia. Por eso querían acelerarla con su oración, como testimonia la plegaria aramea, de proveniencia apostólica, Maranatha, que encontramos en 1Cor 16,22, en Ap 22,20 y en la Didajé, y que tiene dos posibles significados: Ven, Señor, si se lee Marana Tha y el Señor viene o ha venido si se lee Maran Atha.

A partir del s. IV se generalizó la celebración de la Navidad. San Agustín, hacia el año 400, afirmaba que no es un sacramento en el mismo sentido que la Pascua, sino un simple recuerdo del nacimiento de Jesús, como las memorias de los Santos. Por lo tanto, no necesitaría de un tiempo previo de preparación o de uno posterior de profundización. Sin embargo, 50 años más tarde, san León Magno afirmó que sí lo es. El único sacramento de nuestra salvación se hace presente cada vez que se celebra un aspecto del mismo, por lo que la Navidad es ya el inicio de nuestra redención, que culminará en Pascua. Estas consideraciones posibilitaron su enorme desarrollo teológico y litúrgico hasta formarse un nuevo ciclo celebrativo, distinto del de Pascua, aunque dependiente de él. En Pascua se celebra el misterio redentor de la pasión, muerte y resurrección de Cristo. En Navidad se celebra la encarnación del Hijo de Dios, realizada en vistas de su Pascua, ya que «por nosotros, los hombres, y por nuestra salvación, bajó del cielo […] y se hizo hombre», como dice el Credo.

A medida que Navidad-Epifanía fue adquiriendo más importancia, se fue configurando un periodo de preparación. Las noticias más antiguas que se conservan provienen de las Galias e Hispania. Parece que se trataba de una preparación ascética a la Epifanía, en la que los catecúmenos recibían el bautismo. Pronto se les unió toda la comunidad. La duración variaba en cada lugar. Con el tiempo, se generalizó la práctica de cuarenta días. Como comenzaba el día de san Martín de Tours (11 de noviembre), la llamaron Cuaresma de san Martín o Cuaresma de invierno. Cuando el Adviento fue asumido por la liturgia romana, en el s. VI, ya había adquirido un paralelismo con la Cuaresma, tanto en su duración como en sus contenidos.

Junto a la tensión escatológica, el Adviento heredó de la Cuaresma el carácter penitencial, entendido como purificación de las propias faltas, en orden a estar preparados para el juicio final. Por eso, se practicaba un prolongado ayuno. Igualmente, se generalizó el uso del color negro en los ornamentos sacerdotales (más tarde se pasó al morado), los diáconos no vestían dalmáticas, sino planetas (como una casulla, más pequeña por delante y plegada por detrás) y se eliminaron los cantos del Gloria, el Te Deum y el Ite missa est, así como el sonido de los instrumentos musicales. También se prohibió la celebración de las bodas solemnes. Después del rezo del Oficio Divino, estaban prescritas algunas oraciones de rodillas. En algunos lugares, para asemejarlo todavía más con la Cuaresma, en los últimos días de Adviento se cubrían con velos las imágenes y altares, igual que en el tiempo de Pasión. Durante siglos, el himno más usado en las misas y en el Oficio fue el Rorate coeli desuper, et nubes pluant iustumDestilad, cielos, como rocio de lo alto, derramad, nubes, la victoria» Is 45,8), con las estrofas penitenciales que piden perdón por los pecados.

San Gregorio Magno redujo la duración del Adviento en Roma a cuatro semanas. Las cuatro semanas evocaban la espera mesiánica del Antiguo Testamento, porque se interpretaban como el recuerdo de los cuatro mil años pasados entre la expulsión de Adán del Paraíso y el nacimiento de Cristo, según los cómputos de la época.

Para contrarrestar el espíritu penitencial, la liturgia reintrodujo el Aleluya los domingos en las antífonas del Oficio, lo que se ha conservado hasta hoy, extendido a los otros días de la semana.

La liturgia anual de la Iglesia fue evolucionando y transformándose. Con el tiempo, sirvió para evocar toda la historia de la salvación. Adviento se consagró a los acontecimientos del Antiguo Testamento, Navidad a los misterios de la infancia del Señor, el tiempo después de Epifanía a su vida pública, Cuaresma a su pasión y muerte, Pascua a su resurrección, y el tiempo después de Pentecostés a la vida de la Iglesia.

Sugerencias musicales para el Adviento

Por su propia naturaleza y espiritualidad, el Adviento es un tiempo de sobriedad que contrasta con la explosión festiva y ornamental de la Navidad. Sin embargo, a diferencia de la Cuaresma, no es un tiempo tan austero (por ejemplo, en Adviento se canta el Aleluya, cosa que no se realiza en la Cuaresma). Se permite el uso de instrumentos siempre que se utilicen con moderación o, como dice el Ceremonial de los Obispos, “sin que se anticipe la alegría plena de la Navidad” (CE 236).

Algunas sugerencias para la liturgia y el canto en este tiempo:

  • En Adviento no se canta el Gloria, excepto en la solemnidad de la Inmaculada Concepción (8 de diciembre) y en la fiesta de la Virgen de Guadalupe (12 de diciembre).
  • En el Adviento hay que dar un especial relieve a los cantos del Ordinario recordando que se suprime el Gloria. Muchos de ellos expresan la dimensión escatológica del Adviento:
    • El Santo subraya: «Bendito el que viene en nombre del Señor.»
    • La aclamación después de la consagración: «Ven, Señor, Jesús.»
    • El Padrenuestro explicita: «Venga a nosotros tu Reino.»
    • La aclamación de la conclusión del embolismo: «Mientras esperamos la gloriosa venida de nuestro Señor Jesucristo.» «Tuyo es el Reino…»
  • Conviene resaltar la aclamación ¡Maranathá! (¡Ven, Señor, Jesús!) que se nos ha transmitido en la misma lengua de Jesús.
  • Se debería cantar el Salmo responsorial o, al menos, la antífona respuesta o estribillo. Para simplificar el canto, se podría buscar una misma antífona común para todos los domingos: «Ven, Señor, a salvarnos» o «A ti Señor levanto mi alma» o «Oh Dios, restáuranos, que brille tu rostro y nos salve».
  • La corona de Adviento está cada vez más arraigada entre nosotros. Es uno de los signos expresivos de este tiempo en el que la luz va creciendo a medida que se va acercando la Navidad. El canto de la corona está pensado para que se vayan sucediendo las estrofas en los distintos domingos mientras se encienden los nuevos cirios (A. Alcalde y B. Velado tienen un canto específico para la corona recogido en el CD Nuevo Adviento, La corona del Adviento). Se puede seleccionar un canto que tenga cuatro estrofas de modo que cada semana se vaya añadiendo una al canto acompañando el encendido progresivo de las velas.
  • La exhortación Marialis cultus, de Pablo VI, sugirió la conveniencia de subrayar el tiempo de Adviento como tiempo mariano por excelencia. Convendría destacar una imagen de María Madre de Dios con el Hijo, especialmente en el cuarto domingo de adviento, enteramente centrado en la Virgen. Las celebraciones de Adviento pueden terminar con un canto a la Virgen: La Virgen sueña caminos; Virgen nazarena; Gracias, Madre; Madre nuestra; Estrella y camino; Hija de Sión, etc…
  • Convendría destacar también la antífona mariana Alma Redemptoris Mater [tono simple], común al tiempo de Adviento y Navidad. María, la mujer del primer Adviento, es la puerta del cielo y la estrella del Adviento, la estrella de los mares. Ella viene a librar al pueblo que tropieza y quiere levantarse. Es una de las plegarias más conmovedoras [Madre del Redentor, F. Palazón]:

MARIA DEL ADVIENTO

«Madre del Redentor, Virgen fecunda,
puerta del cielo siempre abierta,
estrella del mar,
ven a librar al pueblo que tropieza
y quiere levantarse.
Ante la admiración de cielo y tierra,
engendraste a tu santo Creador,
y permaneces siempre virgen.
Recibe el saludo del ángel Gabriel,
y ten piedad de nosotros, pecadores.»

  • El tercer domingo, llamado antiguamente y todavía hoy conocido como “Gaudete”, que significa “Gózate” (nombre tomado de la versión latina de la antífona de entrada propia de este día, Cf. Flp. 4, 4-5, “Estad alegres en el señor; os lo repito, estad alegres. Que vuestra mesura la conozca todo el mundo. El Señor está cerca“), se puede suavizar el color morado de las vestiduras con toques de blanco, utilizándose en este día vestiduras de color rosa, —no es obligatorio—, indicando así la alegría al acercarse ya la festividad del nacimiento del Señor. También se puede adornar la iglesia con algunas flores. Es un día propicio para solemnizar más la liturgia con cantos más alegres y festivos.
  • El tiempo de Adviento debe ser preservado en su integridad reservando los villancicos para el Tiempo de Navidad.

♦♦♦ Propuesta de Cantos para la Celebración eucarística en el Tiempo de ADVIENTO.

Anuncios

5 comentarios

Archivado bajo Año litúrgico

5 Respuestas a “ADVIENTO, MÚSICA Y LITURGIA

  1. Lola

    Interesante como todos tus artículos. Este me ha resultado más conocido, quizás por los años de Adviento que hemos compartido. Es un tiempo hermoso que nos conduce a la alegría del nacimiento del Hijo de Dios. Desearía que ayudara a recapacitar y acercar posturas.

  2. Elena

    Me emociona el tiempo de Adviento. ¿Por qué estando tan tranquilo quiere venir a este mundo a sufrir sólo para redimirnos? Porque nos AMA…
    Me estremece el pensarlo. Nos muestra la entrega, el sacrificio, la necesidad de una familia capaz de entender el Misterio, o sin entenderlo, y decir: ¡HÁGASE TU VOLUNTAD!

  3. Guadalupe

    Ahora que estamos todos preparando el Tiempo de Adviento me gustaría formular un deseo: que nuestra espera no sea vana, que produzca frutos que podamos contemplar en medio de este mundo tan revuelto y desorientado como el que tenemos. Cada día le pido al Señor que nos ayude a ser portadores de luz y que con el espíritu penitencial de este tiempo nos conceda la gracia de “cambiar” por dentro para que las cosas “cambien” por fuera.
    Un saludo desde México y gracias por el blog.

  4. Juan Antonio Espinosa

    José y Elena: Muy interesante. Os felicito de verdad.

    Juan Antonio

  5. Lola

    Ya estamos en Adviento. Que la venida de Nuestro Señor nos traiga amor y paz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s