EVOLUCIÓN DEL CANTO RELIGIOSO /2

EL CANTO GREGORIANO. CARACTERÍSTICAS Y ESPIRITUALIDAD

CANTO GREGORIANO-PARTITURA3Como música funcional que es, el canto gregoriano no se canta de manera gratuita. Está orientado a la liturgia y la oración por lo que la supeditación a los textos es fundamental. Desde antiguo, en las asambleas de los creyentes, la lectura de los libros sagrados se hacía con un procedimiento que no era exactamente hablado, pero que tampoco era propiamente canto. Es lo que técnicamente se conoce como la cantilación: una recitación solemne que cumple una doble función, elevar la voz para que llegue con más claridad al auditorio y revestir de cierta solemnidad la palabra divina para su transmisión. Tenemos algún testimonio de que ésta era la manera de proclamación de los textos sagrados en las propias Confesiones de san Agustín, quien dudaba de la legitimidad de la emoción que le producían los cantos: «… pensaba que pecaba y que sería mejor seguir la costumbre del obispo de Alejandría, Atanasio, que hacía recitar los salmos con tan débil inflexión de la voz que más parecía decirlos que cantarlos.».

Los gramáticos latinos ya hablaban de la importancia del “acento” en la oratoria y decían que el acento era un “canto escondido”, alma de la voz y germen del canto. Pero también se hacía hincapié en la “puntuación” ya que ayudaba a la comprensión del texto; en las frases interrogativas, por ejemplo, las lenguas mediterráneas elevan la voz para terminar las últimas sílabas en un registro más agudo. La combinación de estos dos procedimientos contribuyó al desarrollo definitivo de las melodías de la Iglesia latina perviviendo aún hoy en los tonos de oraciones y lecturas. En base a estas características originales del canto podemos decir que el canto religioso en la Iglesia nace como la recitación de un texto sagrado en el que los acentos cantan al agudo, las finales se dirigen al grave y el procedimiento del jubilus o melisma (la melodía pura colocada sobre una sola sílaba) adorna determinadas sílabas en palabras a menudo importantes. Pues bien, en síntesis, esto es el canto gregoriano que ha acompañado la liturgia de la Iglesia durante siglos. Veamos, sin embargo, un resumen de sus características.

Características del canto gregoriano o canto llano

  1. Son cantos realizados sobre el sistema de modos o modal (el término “modo” hace referencia a las escalas y reglas compositivas de la melodía usadas en los sistemas musicales antiguos).
  2. El ritmo está dado por el ritmo natural de las palabras, por lo tanto carece de la métrica musical convencional.
  3. La palabra constituye su esencia más importante y se utiliza como una oración cantada y usada para la liturgia.
  4. Su sentido melódico simula una continuidad de arcos a la manera de los arcos del estilo románico arquitectónico.
  5. Es un canto monódico y a capela.
  6. Su lengua es el latín, exceptuando la pieza del Ordinario de la Misa, el Kyrie, que está en griego.
  7. De registro reducido, justo para acomodarse a los registros naturales de una voz masculina. En el canto gregoriano no se permitía a las mujeres cantar salvo en el llamado “dialecto eclesiástico” o “ambrosiano” (en honor de san Ambrosio, obispo de Milán).
  8. Los intervalos que utilizan son generalmente pequeños (grados conjuntos,  terceras, cuartas y quintas justas, y excepcionalmente octava justa).
  9. Podía ser cantado de manera silábica, o sea utilizando una nota por cada sílaba o de manera melismática, usando varias notas por sílaba y neumática, usando dos o tres notas por sílaba. Esta manera de cantar constituye y define diversos orígenes y estilos.
  10. De origen anónimo; eran cantos de propiedad de la Iglesia.
  11. Están anotados en tetragramas (cuatro líneas) mediante signos denominados neumas.
  12. Según la función litúrgica pueden cantarse de tres maneras:
  • Antifonal: Dos coros se alternan.
  • Responsorial: Coro y solista alternan el canto.
  • Directa: No hay alternancia. Tanto el solista como el Coro cantan directamente.

Espiritualidad del canto gregoriano

SAN GREGORIO MAGNO DICTANDO EL CANTO

En una leyenda del siglo IX se cuenta la forma en que el papa Gregorio Magno compiló el corpus de canto llano. Una paloma (que representa el Espíritu Santo) le dictaba los cantos al oído, mientras el papa los cantaba y un escriba los copiaba detrás de una cortina.

El padre benedictino Giovannni Viannini, director de La Schola Gregoriana Mediolanensis de Milán, en sus apuntes sobre el canto gregoriano dedica un apartado a la “espiritualidad del canto gregoriano” en el que pone en paralelo la espiritualidad de la consagración religiosa con la del canto gregoriano afirmando que éste, por su sacralidad, representa las características de la consagración religiosa en cuanto que es un canto “pobre, casto y obediente”.

Pobreza. Es un canto pobre ya que renuncia a enriquecerse. Basta una simple mirada para percibir su pobreza, limitaciones y modestia de medios. Frente a las riquezas de la orquesta y la polifonía, el canto gregoriano ofrece una única línea melódica e intervalos pequeños (segundas, terceras, cuartas; los intervalos de quinta o sexta son rarísimos). Renuncia a fraccionar los tonos e incluso a dividir los tiempos. Sin embargo, esta pobreza, verdaderamente evangélica, no significa “indigencia”. Al canto gregoriano no le falta nada. No es ni insípido ni inexpresivo. El verdadero pobre evangélico es rico de la verdadera riqueza que le da la libertad. Así es el canto gregoriano.

Castidad. El canto gregoriano es casto en el sentido de que evita la atención hacia sí mismo, hacia cualquier signo de sensualidad y sentimentalismo huyendo del manierismo expresivo de otras melodías, lo que no le hace insensible e inexpresivo. Su función es conducirnos al mensaje espiritual que lleva en los textos que interpreta. Es casto porque se reserva de tal modo al mensaje del amor de Dios que se convierte en esencial, minimalista, puro. Esta dimensión del canto va muy ligada a la interpretación. Quien lo canta debe entrar en el juego, conocer el espíritu que anima el canto gregoriano y expresarlo de tal modo que lo haga verdaderamente bello, limpio y fiel espejo de lo que transmite en los textos: el amor de Dios.

Obediencia. Finalmente, la obediencia es quizá el aspecto más significativo del canto gregoriano. Lo que la Iglesia pide al canto gregoriano es que sea sólo música y que acepte su servidumbre del texto litúrgico. Las melodías gregorianas no existen por sí mismas sino que están al servicio del texto para el que han nacido. Con una docilidad maravillosa, sin perder la frescura y la espontaneidad, sus melodías adoptan un papel secundario y se exigen a sí mismas hacer que se entienda en todo momento el texto que interpretan. Por eso, el canto gregoriano es siempre a capela, sin instrumentos, para resaltar la importancia del texto litúrgico. Es obediente a la Palabra de Dios, quien nos ha pedido que nos dirijamos a él con “himnos y cánticos inspirados”.

En definitiva, al margen de esta sugerente referencia del canto gregoriano a la espiritualidad de la consagración religiosa, lo que no debemos olvidar es que la espiritualidad litúrgica es una actitud, la del que entronca y funda su vida interior sobre el ejercicio auténtico de la liturgia de manera que ésta llega a ser la cumbre a la que tiende toda la actividad de la Iglesia y, al mismo tiempo, la fuente de donde mana toda su fuerza. La espiritualidad fluye de la música y de la palabra creando una unidad en la propia celebración litúrgica. Ni la liturgia puede prescindir del canto ni el canto de la liturgia. El canto (todo el canto litúrgico, no sólo el gregoriano) y la liturgia se desposan, como Cristo con su Iglesia, para conducirnos a Dios. Y al igual que la consagración religiosa conduce necesariamente a la misión, el canto litúrgico, auténticamente vivido, crea la comunión entre los hombres, se convierte en signo de solidaridad y comunión entre los pueblos, es signo y expresión de fiesta, es recreación y, finalmente, evocación (extrae de nuestro interior las emociones y vivencias que no somos capaces de expresar de otro modo). Ojalá que al cantar en nuestras liturgias, con el espíritu con el cantaban los monjes el canto gregoriano no hace tantos años, podamos decir como Alfred de Musset: «Es la música la que me ha hecho creer en Dios.»

Anuncios

7 comentarios

Archivado bajo Evolución del canto religioso

7 Respuestas a “EVOLUCIÓN DEL CANTO RELIGIOSO /2

  1. maría cristina villanueva blanco

    Hermoso el canto gregoriano; es un canto que eleva el alma y nos acerca más a Dios.

  2. Teófilo Albanza

    No sólo me parece sugerente la referencia del benedictino Viannini al canto gregoriano como un canto que expresa la consagración religiosa sino que creo que es ahí donde está él núcleo de nuestra espiritualidad. Quizá por eso el canto religioso moderno tiene tantas dificultades para llevarnos a Dios como lo hacía el canto gregoriano, porque no es tan pobre como aquél, ni tan obediente. Ahí están los numerosos grupos de música pop que se nos han colado en las celebraciones… (bueno ya no tanto, es vedad). A mí esa música sí que me ha hecho creer en Dios. Gracias por la aportación.

  3. Elena

    Toda melodía que lleva a la persona a gustar del amor de Dios es válida. Cada etapa de la vida tiene su proceso; el canto litúrgico es una oración que nos acerca a Dios. Debemos cuidar y vigilar para no rellenar momentos, sino orar en todos los momentos. La unión con Dios por medio del canto es orar doblemente.

  4. Lola

    Supongo que a estas alturas de la historia, las mujeres podremos cantar gregoriano sin resultar pecaminosas. También supongo que en los conventos de monjas medievales se cantaría. La magia del gregoriano es la belleza de la sencillez.

    • El problema de las mujeres y el canto gregoriano no es medieval. En la Edad Media, las mujeres y los niños cantaban gregoriano en la asamblea alternando sus voces (el pueblo intervenía en los cantos del Ordinario: Kyrie, Gloria, Credo, Sanctus y Agnus Dei). Incluso se compusieron obras para mujeres. La participación de la mujer en el canto gregoriano continuó hasta prácticamente la aparición de la polifonía (siglos XIV-XV), que echó por tierra buena parte de la tradición gregoriana. Fue en el siglo XVI, en el Concilio de Trento (1545-1563), en donde realmente se prohibió cantar a la mujer (laicas o religiosas). Esta prohibición duró 400 años, hasta el Concilio Vaticano II que volvió a autorizar la participación de la mujer en el canto (Pío X, a principios del siglo XX, ya autorizó, pero de manera informal, la participación de la mujer en los oficios religiosos). Como curiosidad te diré que es en esta época en la que aparecen los castrati (se castraba a los hombres -aproximadamente a los 10 años de edad- para obtener voces de soprano y de contralto, ya que a las mujeres no se les permitía cantar). Por tanto, la prohibición de cantar a las mujeres no es gregoriana, sino renacentista. Una mujer medieval (abadesa de un monasterio) figura entre las más grandes compositoras de la época: Hildegard von Bingen (además de salmos y cantos gregorianos, compuso unos setenta y ocho cantos y obras musicales, tales como Symphonía armoniae celestium revelationum y un auto sacramental Ordo Virtutum, además de un oratorio y un gran número de responsorios, himnos y antífonas). Por cierto, antiguamente no se consideraba a la mujer pecaminosa, sino ritualmente impura.

      • Lola

        Muchas gracias. Me has refrescado la memoria con los castrati y la mujer en la Edad Media, una época, estoy convencida, en la que gozaba de más libertad e independencia de lo que nos cuentan las crónicas. Lo que ocurre es que los hombres, que fueron los que escribieron la historia, las postergaron. Recientemente he adquirido el libro de Hildegarda de Bingen. Será mi próximo objeto de lectura.

  5. Pablo

    Estupendo resumen para refrescar la memoria de lo que ha significado, y aún significa, el gregoriano. La lástima es que no nos manejamos con el latín, pero incluso así, la melodía te lleva a la oración. Pablo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s